¿UNA COMPAÑÍA O UN ELEFANTE?

¡Siento que la empresa es un elefante y debo empujarlo diariamente!


Era en general la descarga entre líneas de un emprendedor que lidiaba mes a mes para llegar a pagar las cuentas tras solucionar cada día las situaciones de la empresa. Aún cuando su negocio se presentaba como un buen proyecto sólido, sentía que sus resultados no iban de la mano de sus esfuerzos y empezaba a sentir gran frustración.


Algunas razones que logró identificar en esa primera reunión se relacionaban con falta de tiempo, la vorágine diaria y la priorización de tareas o áreas que generan mayores ingresos, sin embargo, nosotros identificamos una razón adicional.


La forma en que subestimaban ciertos temas internos, lo cual conlleva un colapso en cadena.


Cuando llegamos a este punto, siempre preguntamos ¿Buscaron ayuda antes? sorprendiéndonos que las malas experiencias pasadas e incluso los comentarios de terceros dieron lugar a resoluciones sin solucionar las causas reales.


Y es que ser dueño de empresa o estar al frente de un negocio parece ser el sueño de muchos, pero la realidad es que cuando se asume este rol hay muchas responsabilidades, que aunque no son las más deseadas vienen por defecto desde el momento que asume el reto, también, muy seguramente, la lista de tareas son extensas, pero calculamos que no todo es amargo y por ello nos centraremos en dedicar es