• EB

LA DELGADA LÍNEA

Una mañana fui abordada por uno de los empleados, quería consultarnos como manejar una situación porque ya estaba excediendo su control hasta el punto de sentirse realmente incómodo. Su jefe estaba teniendo un comportamiento invasivo y cuando las reuniones de equipos se daban, habían comentarios que podrían considerarse como ofensivos o discriminatorios.


Valoramos la confianza de aquel empleado en buscarnos como referencia, más cuando el tema podría tener una connotación legal. Exploramos varios escenarios y maneras de actuar antes de abordar el tema, sobre todo porque si ese jefe presentaba ese comportamiento posiblemente otros empleados también podrían sentirse del mismo modo. Validar la información, contrastar esta visión entre el equipo, evaluar las posibles causas y considerar el valor de su rol dentro del negocio, fue clave para diseñar un plan a la medida de este supervisor y empleado, logrando resultados favorables a corto plazo. Pero no siempre ocurre así, muchas veces el empleado por temor de arriesgar su trabajo se reserva esta situación, implicando así una renuncia inevitable y, en otros casos, una sola situación como la ocurrida son la causa suficiente para detonar un problema con alcance realmente mayor y con resultados que realmente pueden evitarse.


Este es un tema muy delicado y a la vez muy común en las empresas pues con facilidad hay una tendencia sobre pasar la delgada línea de la confianza donde un estilo de trato puede excederse al punto tal de convertirse en una conducta intimidatoria, ofensiva y hostil, que puede ocasionar miedo, desprecio o desánimo en la persona asediada.


Ejemplos de las conductas de mobbing:

  • Gritar de forma permanente

  • Amenazar

  • Crítica la vida privada

  • Levantar falsos rumores

  • No asignarle trabajo

  • Aislar del resto del equipo

  • No dejar expresarse

  • Asignar actividades sin sentido o degradantes


Esto es algo realmente serio, al punto de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) define el Mobbing o Acoso Laboral como “el comportamiento agresivo y amenazador de uno o más miembros de un grupo, el acosador, hacia un individuo, el objetivo o la víctima, en el ambiente de trabajo”. Es decir, que se considera acoso a toda conducta intimidante, ofensiva y maliciosa que es ejercida de forma repetida o sistemáticamente (al menos 1 vez a la semana durante 6 meses) por una persona a otra en su lugar de trabajo.

Elementos que intervienen el Mobbing

  • Acosado

  • Acosador/es

  • Conductas de acoso

  • Reiteración de conductas

  • Reacción defensiva

  • Repercusiones psíquicas, físicas o sociales en la víctima.

Este es un mal silencioso, que logra encontrar las personas más débiles y en ocasiones a los cómplices necesarios para agravar la situación, logrando tomar el control absoluto ante lo que sucede y puede llegar a sentir la persona pero esto no necesariamente se relaciona con una línea de mando de superioridad. Describimos los tipos de acoso laboral más comunes:


  • Acoso horizontal: Se da cuando las dos personas tienen el mismo rango jerárquico y puede surgir por enemistad, por querer optar una el cargo de otra o cuando uno de los dos tiene baja autoestima, lo cual es aprovechado por la otra persona.

  • Acoso vertical descendente (bossing): Es cuando un empleado de nivel jerárquico inferior es acosado por uno o varios de nivel jerárquico superior.

  • Acoso vertical ascendente: Este es al contrario, es decir cuando los trabajadores lo realizan hacia quien tiene la mayor jerarquía, normalmente ocurre cuando éste llega nuevo a cubrir el cargo.

  • Acoso sexual: El más delicado de todos, según nuestra visión. Por su naturaleza sexual, representa una violación de los derechos fundamentales de las trabajadoras y los trabajadores, constituyendo un problema de salud y seguridad en el trabajo y una inaceptable situación laboral.

Como verán, nadie está exento de sufrir en algún momento de su etapa laboral de ser víctima de un acoso, independientemente de su perfil profesional. Por lo cual, no debe asumirse que siempre el mobbing vendrá de parte de un superior, ni subestimar una denuncia de parte de un trabajador o compañero.

No se considera mobbing:

  • El estrés laboral

  • Pequeñas disputas entre compañeros

  • Incidentes leves en el ámbito laboral

  • Feedback del rendimiento

  • El burout

  • El acoso sexual